Las parejas que surgen en Internet duran más

Nota: Virginia Gallardo

Nota: Virginia Gallardo

Hace días en una tienda de ropa española ví a un chico que había seguido a una chica desde la calle hasta el perchero de vestidos para pedirle el número de teléfono. Ella se reía, le pidió el suyo y le dijo que ella llamaría. El cuadro parecía salido de la prehistoria, cuando no existían las redes sociales ni Tinder ni Wasapp para contactarse con alguien. Hoy habiendo tantos recursos tecnológicos, gestos como éstos dan lugar a sospechas, digo, si alguien te sigue en la calle enseguida pensás que es para robarte la cartera o el celular. Quizá sea ésa una de las tantas razones por las cuales media humanidad heterosexual y homosexual se relaciona, primero virtualmente y personalmente después, y eso que al principio despertaba temor entre los ortodoxos del face to face.

Cuestión es que está demostrado las relaciones que surgen de Internet son las menos efímeras y  veces hasta las más seguras, siempre que uno tome los recaudos. La industria de los portales de encuentros crece a un ritmo de casi 10% anual, y en los Estados Unidos se cree que entre el 17 y el 35% de matrimonios surgieron de Internet. Otro estudio de la Universidad de Chicago realizado entre 19.000 parejas, sostiene se advierten menos rupturas que entre las parejas tradicionales (un 6% frente a un 7,6%). Sin embargo, tengo amigas que recurren a los portales y hasta ahora no han logrado más que un poco de sexo casual, pero bueno, estamos hablando de gente con recorrido sentimental y que ya no se conforma con nada. Algunas arguementan que no cierran nada serio porque muchos hombres mienten la edad o usan fotografias viejas, que reciben visitas de perfiles alejados de la búsqueda y dudosos, y que hay mucha histeria también ahí.

En fin. Para los que seguimos “vírgenes” de citas virtuales, debería ser una de las máximas de este año: probar.

 

Advertisements

En la era HD, los videojuegos simples son los más populares

Nota: Chiche

Nota: Chiche

El tramo final del año pasado estuvo cargado de novedades. Los televisores 4K –con cuatro veces más resolución que el HD–, la PlayStation 4 y el GTA V –para muchos el mejor videojuego de la historia–, marcaron la evolución en entretenimiento. Pero las conversaciones en el trabajo, las mesas familiares y las reuniones de amigos fueron por otro lado.

El hit del verano es Flappy Bird, una app que en pocas semanas logró 50 millones de descargas con una premisa tan retro como el histórico Pong: hacer volar a un pajarito entre tubos verdes. Simple, gratuito y súper adictivo. Esa es la fórmula del mercado móvil, que el año pasado generó 16.000 millones de dólares y se apoya en una mayoría de la población que nunca había usado videojuegos. El nuevo gamer es ocasional: dedica breves lapsos a juegos con una curva de aprendizaje baja y de satisfacción rápida.

Las cifras del fenómeno son contundentes. Angry Birds, creado en 2009, es uno de los mayores exponentes. Ya superó las 2.000 millones de descargas y tiene 200 millones de usuarios activos al mes. Es tan popular que hasta tiene su propio parque de diversiones en Finlandia, el país de Rovio, la firma creadora. Candy Crush, que arrancó como aplicación de Facebook pero que rápidamente fue adaptado para celulares y tablets, tiene 500 millones de descargas desde su aparición en 2012.

Unos 124 millones de usuarios lo juegan diariamente. Los números toman otra relevancia cuando se comparan con videojuegos tradicionales de consolas o PC, más complejos en cuanto a trama y potentes a nivel gráfico. El Grand Theft Auto V, que salió en septiembre de 2013 y costó 270 millones de dólares, más que la película Avatar, vendió cerca de 32 millones de copias.

Esta suerte de vuelta a los ‘80 a nivel “gaming” se debe a la masificación de tablets y smartphones, pero también a un cambio cultural asociado a la vida en las ciudades. “El 90% de la gente estaba afuera de los juegos. Hoy cualquiera tiene potencialmente una consola en el bolsillo y se abrió el mercado a personas como mi vieja”, aseguró Max Mantegna, desarrollador de OKAM Studio. En la misma línea, Diego Ruiz, fundador de Dedalord Games, sostuvo que la industria se “adaptó a los tiempos que corren”. “La velocidad con la que se consume entretenimiento es mayor y las empresas lo entendieron. Los tuits son de 140 caracteres. Todo está abreviado”, explicó.

La búsqueda de gratificación en un tiempo cada vez más corto es una de las características distintivas de esta época, según los especialistas, y los mecanismos usados para entretenerse son un reflejo de esa necesidad. “Los usuarios ocasionales juegan para resolver un momento de tensión medianamente angustioso, como la espera del médico, por ejemplo, y la satisfacción inmediata ayuda a generar un patrón de consumo repetido”, dijo Verónica Mora, de la Asociación de Psiquiatras Argentinos.

Según la psicóloga Diana Sahovaler de Litvinoff, autora del libro “El sujeto escondido en la realidad virtual”, la estética es clave para lograr el objetivo: “En épocas de mucha exigencia se necesitan válvulas de escape y poner la pulsión en algo que no te exija más que hacer puntos. La imagen, la música y el nivel de colorido de estas aplicaciones mete a la persona en una fantasía de la infancia, cuando no se puede soportar el estímulo constante de la realidad”.

Andrés Chilkowski, Game Developer y CEO de NGD Studios, reivindicó la importancia de los juegos “hardcore”, que a 60 dólares cada copia siguen creando millones para la industria. Pero también destacó que las nuevas plataformas inventaron otro mercado a través de las aplicaciones gratuitas con modelos de monetización “freemium”. “Son gratis, pero podés pagar para avanzar más rápido”, explicó.

“Fáciles de aprender y difíciles de dominar” es la frase que repiten los programadores a la hora de explicar el ADN de los juegos móviles más exitosos que, como en los ‘80, hacen furor con poco.

Gustos Variados ¿Qué buscan los hombres en las travestis?

travesti-travestis_MUJIMA20111121_0002_31

memoriaLa normatividad social establece dos tipos de género basándose en “la naturaleza” de nuestros cuerpos: machos y hembras. Sin embargo, la naturaleza no es la única regente de la sexualidad. La experiencia humana es tan vasta y compleja que supera con creces a los determinantes biológicos. Por lo tanto, existen sexos y sexualidades:

Sexo biológico: varón, mujer, intersexual (cuando coexisten caracteres de ambos sexos).

Sexo psicológico o identidad de género: masculino, femenino, transgénero (travestis, transexuales).

Deseo sexual: heterosexual, homosexual, bisexual.

Una travesti, al igual que un transexual, no es un varón homosexual que se viste de mujer. Es una mujer trans (se siente mujer pero no niega su origen del sexo opuesto). En el primer caso (la travesti), mantiene sus genitales y no se acompleja por tenerlos; y en el segundo caso (la transexual) necesita operarse para readecuar su cuerpo físico a la experiencia subjetiva de sentirse mujer.

Aclarando estas diferencias entre sexo, género y deseo, el abanico de posibilidades se abre, de tal manera que una mujer trans puede tener deseos de estar con un hombre o una mujer; o un hombre heterosexual podría verse deseando a una mujer (biológica y psicológicamente constituida) o a una mujer trans (travesti o transexual).

Los hombres la quieren completa

No es ninguna novedad: hay hombres que buscan travestis para tener sexo y otros que se enamoran y construyen una vida en pareja. A pesar de los avances en materia de sexualidad y aceptación de lo diferente, la tendencia a encasillar existe.

Se cree que un hombre que busca travestis o transexuales es un homosexual encubierto. No es así. Es un varón (identidad de género: se siente masculino), es heterosexual (desea estar con una mujer…Pero trans). A estos hombres heterosexuales les atrae el cuerpo femenino, se sienten fascinados por sus curvas, la sensualidad, y hasta la libertad para el juego erótico.

Hay algunos que son tan exquisitos que rechazan cualquier gesto viril que se cuele o el timbre de voz levemente grave. Puede parecer una paradoja, pero por un lado rechazan signos de virilidad en la figura y en el comportamiento, pero la presencia de los genitales masculinos los atrae.

Están los que desean a las travestis y eligen el cuerpo “completo” que se le ofrece; otros gustan de transexuales operadas, o en vías de readecuar sus cuerpos.

En muchas de las relaciones con travestis el hombre ocupa un rol pasivo, o hay versatilidad y se intercambian los roles, práctica que una prostituta u otra mujer no podría hacer por motivos lógicos. (Aclaración: el sexo anal no es sinónimo de homosexualidad; el erotismo homosexual puede o no incluir esta práctica).

Si hay oferta de prostitución de mujeres transgénero es porque hay demanda. Los varones que buscan tener relaciones con travestis no lo hacen sólo por mero juego o por salir con amigos a una aventura exótica. Les gusta y lo disfrutan, sólo que unos pocos se animan a decirlo.

Algunos sienten que se excitan más que con sus parejas mujeres. Cuando logran un placer alto con las chicas trans quieren repetir la experiencia. En algunos casos surge el dilema existencial: ¿con quién tengo que estar: con mi novia mujer, o mi chica trans?

A los hombres enamorados de mujeres trans se les presenta el gran desafío de blanquear una relación que puede generar incomprensión, burla y rechazo. Sólo unos pocos valientes se animan.

Ser infiel con una chica trans

Existen hombres heterosexuales, en pareja o casados, que esconden sus gustos por mujeres transgéneros. Muy pocos se animan a confiarles a sus parejas actuales por dónde discurre su deseo.

Las mujeres más abiertas aceptan que pueda haber interés, pero no permitirían jamás que su hombre salga alguna noche a saciar sus inclinaciones paralelas. Admiten la necesidad de su partenaire y hasta se permiten fantasear tener una chica trans en la cama, o jugar con algún dildo (consolador) y que ella lo ate a la cintura a la manera de un pene artificial. Hasta ahí llega el permiso.

Los hombres que desean a una chica trans, y están en pareja, se ven en una disyuntiva angustiante, mucho más que si la otra opción fuera una mujer. Los que no pueden confesar su atracción prefieren ocultarlo. No obstante, la conducta que adoptan puede llamar la atención: llamados encubiertos, frecuentes salidas nocturnas, uso desmedido del chat o ingreso a páginas de prostitutas trans. En la cama pueden mostrar una disminución del deseo o una exaltación del mismo cuando se exteriorizan fantasías que incluyan a travestis.

Un hombre heterosexual que desea a una mujer trans vive preso de la normatividad social (bajo el amparo de las creencias religiosas), que no le permiten una expresión autentica de lo que siente.

Tiene que cumplir con las reglas impuestas para un hombre biológico, que se siente hombre psicológicamente, pero que desea igual o más a una mujer transgénero que a una mujer biológicamente y psicológicamente configurada.

Los hombres y las mujeres homosexuales han logrado más aceptación y viven sus vidas con más libertad, les toca el turno a las mujeres y hombres transgénero. Y a los hombres y mujeres que se enamoran de ellas/os.

12 razones por las que somos infieles

images (1)¿Por qué somos infieles? ¡Qué tremenda pregunta! Poetas, filósofos, psicólogos, antropólogos, sociólogos y hasta neurólogos se han dado a la tarea de intentar darle una respuesta.

Desde el punto de vista evolutivo, se suele explicar que los hombres están más predispuestos a la infidelidad porque ellos intentan dejar su semilla en la mayor cantidad de hembras posibles, para así transmitir su ADN; mientras que ellas una vez que quedan embarazadas no tienen necesidad de seguir buscando, ya que se han asegurado su descendencia. Con esta teoría también se intenta explicar que lamujer es menos proclive a tener affaires, ya que se queda en la cueva cuidando de la prole. Quizás esto nos permita entender el comportamiento de nuestros ancestros cavernícolas, pero no parece una explicación muy convincente para los hombres ymujeres del siglo XXI.

Entonces, ¿por qué somos infieles? Más allá de las respuestas evolutivas y biológicas, a continuación destaco las causas más comunes.

1) Para escapar de los problemas.

2) Por aburrimiento.

3) Porque estamos desencontrados sexualmente.

4) Porque nos sentimos desatendidos.

5) Porque ya no nos sentimos compatibles.

6) Porque nos enamoramos de otro, sin darnos cuenta…

7) Para evitar el divorcio.

8) Para sostener la actual pareja.

9) Para aumentar nuestro ego.

10) Por la crisis de la mediana edad.

11) Por venganza: “si él lo hizo, yo lo hago”.

12) Por adicción sexual.

Extractos del libro “Juntos y revueltos, ¿para siempre?” (editorial Sudamericana), de Alessandra Rampolla. Ella es sexóloga clínica certificada, autora de varios best sellers y estrella de televisión.

 

“Rayuela”: 50 años despúes

Cortazar-camara-Paris-escribio-Rayuela_CLAIMA20130630_0059_14Para que una novela se convierta en un clásico se requiere, ante todo, un comienzo definitivo, inolvidable, y Rayuela lo tiene: “¿Encontraría a la Maga?”. Pero como si fuera poco, el libro que acaba de cumplir 50 años se puede empezar y terminar de distintos modos. Basta abrir el libro para encontrar el emblemático “Tablero de dirección”, que advierte que “a su manera, este libro es muchos libros, pero sobre todo es dos libros”. Compuesta por 155 capítulos, el tablero propone dos formas de leer: como estamos acostumbrados, de principio a fin del libro, o saltando de una parte a la otra, siguiendo un orden discontinuo y prefijado por el autor.

Rayuela salió el 28 de junio de 1963, mientras los Beatles sacaban su primer disco y el mundo inauguraba oficialmente los años sesenta. Julio Cortázar no era ajeno a los aires de su época, pero su historia como escritor ya tenía varias batallas encima. Además de los poemas y las obras de teatro con seudónimo (Julio Denis), que Cortázar publicó bien de joven, fue Jorge L. Borges quien editó por primera vez el relato “Casa Tomada” en la revista Los anales de Buenos Aires, en 1946. En los 50 lanzó tres libros de cuentos fundamentales, que son evidencia suficiente de su genio: Bestiario,Final de juego y Las armas secretas. En 1951, espantado del peronismo, se mudó a Francia y ahí vivió hasta su muerte, en 1984 -así, el año que viene se cumplen 30 años de su muerte y un siglo de su nacimiento. París fue una influencia central en su literatura, y él luego ayudaría a agigantar el mito de esa ciudad contemplada desde América Latina. En una época de grandes cambios y centralidad para la región, que encarnaba en los 60 la esperanza de una nueva izquierda, la literatura de Cortázar estuvo entre las que lideró el “boom”, esa apuesta editorial de la que salieron obras como Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez ,y La ciudad y los perros, de Mario Vargas Llosa, y La muerte de Artemio Cruz, de Carlos Fuentes. El boom puso a la literatura latinoamericana en un lugar en el que nunca había estado, a la vista de todos. En el corazón de esa generación estuvo Rayuela, porque fue uno de los primeros y más arriesgados. Decenas de escritores han reconocido el efecto liberador de su lectura. En ese sentido, fue un libro fundante.

Es posible que esa cualidad anticipatoria haya contribuido para que la novela se convirtiera, con los años, en un manual de iniciación literaria. Para que este efecto funcione, la novela tiene que apelar a la identificación entre el lector y los personajes. Cuando sale Rayuela, la juventud, tal como la concebimos hoy, es un fenómeno cultural de invención reciente… El tiempo lo premió con la fidelidad de los jóvenes, que siguen siendo sus lectores más devotos. “Cuando lo terminé pensé que había escrito un libro de un hombre de mi edad para lectores de mi edad, y la gran maravilla es que encontró sus lectores en los jóvenes”, diría unos años después el escritor.

Pero no todo fue sencillo de entrada para Rayuela. En Argentina, un país con un campo literario tan activo e inclemente, donde hasta los escritores más geniales son discutidos, no esquivó esa coyuntura, y algunos de sus libros, sobre todo el Libro de Manuel, fueron idolatrados y destrozados. La novelista Sylvia Iparraguirre -próxima al grupo de la revista El escarabajo de oro, dirigida por Abelardo Castillo-, recordó: “Sigo pensando, más allá de mis objeciones personales, que es una muy respetable novela, una novela clave en la literatura argentina. También pienso que hay momentos que hoy resultan insoportables: cuando se reúnen a escuchar jazz en la casa de la Maga, cómo hablan y hablan y esos personajes, que son todos muy parecidos; el tono sensiblero de la carta al bebé Rocamadour. Esa es la vulnerabilidad de Cortázar: una retórica sobre la que pasó el tiempo. Hubo además una moda Rayuela, desastrosa para el propio Cortázar”.

En estos días de homenajes y semblanzas, el escritor y editor Damián Tabarovsky disparó: “Para mí, y para muchos de mi generación,Rayuela nació ya cursi, remanida, llena de recursos demagógicos, y, casi me animaría a decir, sociológica: encarna -igual que Sabato en otro extremo- el gusto de una clase media argentina que se imaginaba en ascenso social y suponía que, vía Cortázar y otros como él, accedía a la alta cultura, a la divulgación de la vanguardia francesa, al último grito de la moda de la novela moderna”.

Una de las posibilidades más seductoras que ofrece Rayuela es la de tratar de desentrañar cómo fue armando el propio autor ese prodigio de ensamblado y la técnica narrativa. En una entrevista, Cortázar precisó: “Sólo cuando tuve todos los papeles de Rayuela encima de una mesa, toda esa enorme cantidad de capítulos y fragmentos, sentí la necesidad de ponerle un orden relativo. Pero ese orden no estuvo nunca en mí antes o durante la ejecución de Rayuela. Escribía largos pasajes sin tener la menor idea de dónde se iban a ubicar y a qué respondían en el fondo”. Uno de los documentos más reveladores de ese proceso de escritura es el Cuaderno de bitácora, un cuaderno de 164 páginas que el autor le regaló a la lingüista Ana María Barrenechea, editado por Sudamericana y cuyos originales están en la Biblioteca Nacional. El crítico literario Juan José Mendoza lo describe así: “Aparecen frases sueltas del tipo: “París, enorme metáfora”. Se leen párrafos que, ampliados, aparecerán luego entre los capítulos definitivos. El diario también posee papeles intercalados. Dibujos, citas. Menciones al escritor Marcel Schwob y al pintor Paul Klee. Se leen cosas como “El tipo es más macho que la puta que lo parió”. A propósito de la Maga escribe: “Sentirse plus, sentirse gato, sentirse aire”.” La primera edición de la novela, por lo demás, agotó en un año la tirada precavida de cuatro mil ejemplares. El editor de aquella edición fue Paco Porrúa, además de su amigo, uno de sus mejores lectores. En un puñado de cartas (siempre fue un activo corresponsal; han sido editados cinco tomos de correspondencia personal), Cortázar le fue anticipando a su editor que estaba trabajando en un libro fuera de lo común: “El resultado será una especie de almanaque, no encuentro mejor palabra. Una narración hecha desde múltiples ángulos, con un lenguaje a veces tan brutal que a mí mismo me rechaza la relectura y dudo de que me atreva a mostrarlo a alguien, y otras veces tan puro, tan poco literario”. La rayuela es un juego de chicos, una especie de talismán que nos proyecta al paraíso lúdico de la infancia. Su título no es sólo una referencia a la complejidad formal de la estructura (esa posibilidad de ir para un lado o para el otro), sino también una clara alusión a lo lúdico y lo juvenil, dos pilares de lo que conocemos por cortazariano . A medida que pasó el tiempo, el libro nunca dejó de reimprimirse, y hoy es un sostenido long seller que vende 30 mil ejemplares por año en español. Traducido a más de veinte lenguas, es una máquina narrativa que no para. ¿Cómo lo leerán los japoneses? ¿Qué encontrarán ahí los checos o los rusos? No lo sabemos pero estamos seguros de que, como ninguna otra novela argentina, trascendió los límites de la literatura nacional. El escritor en lengua castellana más influyente de las últimas décadas, el chileno Roberto Bolaño, destacó que Cortázar fue su mayor inspiración para varios de sus libros, sobre todo en Los detectives salvajes, la novela que ahora leen muchos jóvenes. El efecto Cortázar se multiplica.

La violencia contra la mujer, un problema de salud global

La violencia física o sexual es un problema de salud pública que afecta a más de un tercio de todas las mujeres a nivel mundial, según un nuevo informe publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en colaboración con la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres y el Consejo de Investigación Médica de Sudáfrica.

El informe, Estimaciones mundiales y regionales de la violencia contra la mujer: prevalencia y efectos de la violencia conyugal y de la violencia sexual no conyugal en la salud, es el primer estudio sistemático de los datos mundiales sobre la prevalencia de la violencia contra las mujeres, ejercida tanto por la pareja como por otras personas. Cerca del 35% de todas las mujeres experimentarán hechos de violencia ya sea en la pareja o fuera de ella en algún momento de sus vidas. El estudio revela que la violencia de pareja es el tipo más común de violencia contra la mujer, ya que afecta al 30% de las mujeres en todo el mundo.

En América el 29,8% de las mujeres han sido víctimas de violencia física y/o sexual ejercida por parte de su pareja, y el 10,7% ha sufrido violencia sexual por alguien fuera de la pareja.

El estudio destaca la necesidad de que todos los sectores se comprometan en eliminar la tolerancia de la violencia contra las mujeres y en dar mejor apoyo a las mujeres que la sufren. Las nuevas guías de práctica clínica de la OMS, presentadas junto a este informe, tienen por objetivo ayudar a los países a mejorar la capacidad de su sector de la salud en responder a la violencia contra las mujeres.

IMPACTO EN LA SALUD FÍSICA Y MENTAL

El informe de la OMS detalla el impacto de la violencia sobre la salud física y mental de mujeres y niñas. Este impacto puede ir desde huesos rotos hasta complicaciones vinculadas a embarazos, problemas mentales y un deterioro en el funcionamiento social.

“Estos hallazgos envían un mensaje poderoso: que la violencia contra las mujeres es un problema de salud mundial de proporciones epidémicas”, señaló la doctora Margaret Chan, Directora General de la OMS. “También vemos que los sistemas de salud del mundo pueden y deben hacer más por las mujeres que sufren violencia”, afirmó.

Las principales conclusiones del informe en cuanto a los impactos en la salud por la violencia ejercida por la pareja fueron:

 

  • Muerte y lesiones – El estudio encontró que a nivel mundial, el 38% de todas las mujeres asesinadas fueron asesinadas por sus parejas, y el 42% de las mujeres que han experimentado violencia física o sexual a manos de su pareja resultaron lesionadas.
  • Depresión – La violencia conyugal contribuye de manera importante a los problemas de salud mental de las mujeres, en tanto las mujeres que han sufrido violencia de pareja tienen casi el doble de probabilidades de sufrir depresión en comparación con las que no padecieron ningún tipo de violencia.
  • Problemas del uso alcohol – Mujeres que sufren violencia de pareja son casi dos veces más propensas a tener problemas con el uso del alcohol.
  • Infecciones de transmisión sexual – Mujeres que sufren violencia de pareja física y/o sexual tienen 1,5 veces más probabilidades de contraer sífilis, clamidia o gonorrea. En algunas regiones (incluida el África subsahariana) tienen 1,5 veces más probabilidades de contraer el VIH.
  • Embarazo no deseado y aborto – Tanto la violencia de pareja y la violencia sexual de personas que no son pareja se asocian con el embarazo no deseado. Según este informe, las mujeres que sufren violencia de pareja física y/o sexual tienen el doble de probabilidades de tener un aborto que las mujeres que no sufren este tipo de violencia.
  • Bebes con bajo peso al nacer – Las mujeres que sufren violencia de pareja tienen un 16% más de probabilidades de tener un bebe de bajo peso al nacer.

 

“Estos nuevos datos demuestran que la violencia contra las mujeres es extremadamente frecuente. Necesitamos invertir de manera urgente en la prevención para hacer frente a las causas subyacentes de este problema mundial de la salud de la mujer”, dijo el profesor Charlotte Watts, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

INFORMACIÓN Y PREVENCIÓN

El miedo al estigma impide que muchas mujeres denuncien la violencia sexual fuera de la pareja. Otras barreras para la recolección de datos incluyen el hecho de que pocos países recopilan información sobre este tipo de violencia ejercida por la pareja. Además, muchas encuestas sobre la violencia sexual fuera de la pareja emplean enfoques de medición menos sofisticados que los utilizados en el monitoreo de violencia de pareja lo que resulta en menor disponibilidad de evidencia sobre esta manifestación de la violencia sexual.

“Esta revisión pone de manifiesto la falta de datos sobre la violencia sexual por parte de personas que no son pareja, incluso en zonas de conflicto”, indicó la doctora Naeemah Abrahams, del Consejo de Investigación Médica de Sudáfrica. “Necesitamos que más países midan la violencia sexual y utilicen los mejores instrumentos de medición que estén disponibles”, agregó.

Pese a estos obstáculos, la revisión encontró que el 7,2% de las mujeres a nivel mundial reportó ser objeto de violencia sexual fuera de la pareja. Como resultado de esta violencia, estas mujeres fueron 2,3 veces más propensas a tener trastornos por el uso del alcohol y tuvieron 2,6 veces más probabilidades de tener depresión o ansiedad, probabilidades algo más altas que las mujeres que sufrieron violencia de pareja.

El informe aboga por incrementar los esfuerzos globales para prevenir todo tipo de violencia contra las mujeres, con un abordaje de los factores sociales y culturales que están detrás de esa violencia.

RECOMENDACIONES PARA EL SECTOR SALUD

El informe también enfatiza la necesidad urgente de mejorar la atención a las sobrevivientes. Estas mujeres a menudo buscan atención médica, sin revelar necesariamente la causa de sus lesiones o problemas de salud.

“Los resultados del informe muestran que la violencia aumenta la vulnerabilidad de las mujeres a una gama de problemas de salud a corto y largo plazo; ponen de relieve la necesidad de que el sector de la salud tome la violencia contra las mujeres como un problema más serio”, sostuvo la doctora Claudia García-Moreno de la OMS. “En muchos casos, esto se debe a que los trabajadores de salud simplemente no saben cómo responder”, explicó.

Las nuevas guías de la OMS para la práctica clínica y para elaboración de políticas, publicadas hoy, buscan abordar esta falta de conocimiento. Estas guías subrayan la importancia de la formación del personal de salud en todos los niveles para que puedan reconocer cuando las mujeres están en riesgo de violencia en la pareja y para que puedan saber cómo brindar una respuesta adecuada.

Ya sabes donde ir: Los países con más y mejor sexo

79E8E071A1

El sexo. Qué tema. Definitivamente esas cuatro letras encierran un misterio, involucran mitos y verdades, apelan a las pasiones más íntimas de los seres humanos. Es la palabra más buscada en la Web, es el tema infaltable en las charlas con amigos, es la cuestión que -entre tabúes y placeres- está siempre presente en nuestras vidas.

La marca de preservativos Durex publicó una investigación en la que define los hábitos y costumbres sexuales de diferentes países. ¿El objetivo? Medir la frecuencia y la satisfacción posterior a hacer el amor de los habitantes de cada lugar. Para definir una referencia común, se tomó una semana como medida estándar y a los encuestados se les preguntó cuál era su ritmo sexual en ese período.

El top ten del amor

De un listado de veintiseis países, éstos son los primeros diez en los que con más asiduidad se tienen relaciones:

1- Grecia (87%)
2- Brasil (82%)
3- Rusia (80%)
4- China (78%)
5- Italia  (76%)
6- Polonia  (76%)
7- Malasia (74%)
8- Suiza (72%)
9- España (72%)
10- México (71%)

Los menos: indiferentes sexuales

Preocupantes son estos números si tenemos en cuenta que “sexo es salud”. Te presentamos los cinco países en los que la abstinencia es tendencia y la frecuencia, reducida:

1-Japón (34%)
2- EUA (53%)
3- Nigeria (53%)
4- Reino Unido (55%)
5- Canadá  (59%)

Satisfechos e insatisfechos

Las estadísticas sorprenden. En el listado de los cinco más satisfechos con su vida sexual la lista difiere bastante del ránking de los que más sexo tienen. Con esto, al menos, podemos romper un mito: mucha cama no garantiza, necesariamente, la felicidad. El caso de Nigeria es la prueba de ello ya que, siendo el penúltimo país en frecuencia sexual, paradójicamente encabeza el índice de satisfacción. Aquí están, éstos son los países cuyos habitantes están más satisfechos con sus encuentros sexuales:

1- Nigeria (67%)
2- México (63%)
3- India (61%)
4- Polonia (54%)
5- Grecia  (51%)

Y para ir terminando, si de sexo hablamos, los menos felices con sus relaciones son:

1- Japón (15%)
2- Francia (25%)
3- Hong Kong (29%)
4- Singapur (35%)
5- Tailandia  (35%)

Dos conclusiones

Por un lado, llama la atención el caso de Japón, el país que encabeza los listados de naciones con menos sexo y con resultados menos satisfactorios. Por otro, la ausencia de Argentina en las estadísticas. Flojo lo nuestro.