Conociendo en frases a Julio Cortázar

“Nada está perdido si se tiene el valor de proclamar que todo está perdido y hay que empezar de nuevo.”
“Como no sabías disimular me di cuenta en seguida de que para verte como yo quería era necesario empezar por cerrar los ojos.”
“Todo dura siempre un poco más de lo que debería.”
“Lo que mucha gente llama amar consiste en elegir a una mujer y casarse con ella. La eligen, te lo juro, los he visto. Como si se pudiese elegir en el amor, como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio.”
“Ven a dormir conmigo: no haremos el amor, él nos hará.”
“Un mundo donde te movías como un caballo de ajedrez que se moviera como una torre que se moviera como un alfil.”
“Mi madre leía mala literatura, no era culta pero su imaginación me abría otras puertas. Teníamos un juego: mirar el cielo y buscar la forma de las nubes e inventar grandes historias. Esto ocurría en Banfield. Mis amigos no tenían esa suerte. No tenían madres que mirasen las nubes.”
“No seremos nunca la pareja perfecta, la tarjeta postal, si no somos capaces de aceptar que sólo en la aritmética el dos nace del uno más el uno.”
“La verdadera explicación sencillamente no se puede explicar.”
“Cómo cansa ser todo el tiempo uno mismo.”
“Y diré las palabras que se dicen, y comeré las cosas que se comen, y soñaré las cosas que se sueñan, y sé muy bien que no estarás.”
“Creo que no te quiero, que solamente quiero la imposibilidad tan obvia de quererte. Cómo el guante izquierdo enamorado de la mano derecha.”
“Cada vez iré sintiendo menos y recordando más.”

Advertisements

Bob Marley: hace treinta años murió el hombre y nació el mito

Fue una de las primeras superestrellas del Tercer Mundo y hasta hoy arrastra a multitudes convertido en un icono global.

La efigie de Bob Marley, de cuya muerte por un cáncer metastizado se cumplen este miércoles 30 años, sonríe en camisetas, banderas y carteles en todo el mundo, mientras sus canciones siguen siendo un éxito postumo de ventas sólo comparable al de los Beatles o Elvis Presley.

Con temas como “I Shot the Sheriff”, “No Woman, No Cry”, “Jamming” o “Redemption Song” convirtió el reggae de su natal Jamaica en un fenómeno musical mundial, además de popularizar el movimiento rastafari, que proclama la supremacía negra y contempla al occidente capitalista como una nueva Babilonia, con la marihuana como parte de su liturgia.

Más allá de sus éxitos musicales, Marley es venerado por muchos con devoción religiosa. Para los indios hopi representa el cumplimiento de una profecía de siglos; los nepaleses lo consideran una reencarnación del dios Vishnú y para los aborígenes australianos es un predicador de la paz y los derechos de los oprimidos.

Hijo de un militar británico a quien apenas conoció y una jamaicana muy religiosa, Robert Nesta Marley nació el 6 de febrero de 1945 en la aldea de Rhoden Hall. Con 14 años se fue a vivir a la capital Kingston donde trabajó como soldador y cinco años después fundó junto a Peter Tosh la banda The Wailers, con la que tocó hasta el final de sus días.

Entre sus primeros temas predominaban las canciones de amor, hasta que más tarde desarrolló el reggae, que a partir de los años 70 causó sensación en el mundo entero con letras en las que criticaba la miseria y las desigualdades en su país. Canciones como “Get Up, Stand Up” o “One Love” son interpretadas frecuentemente como un llamamiento a la humanidad entera, cuando en realidad hablan de la opresión de los negros por parte de los blancos.

El artista llegó a reunir a decenas de miles de seguidores en sus conciertos, también en Estados Unidos o Europa. De entre los numerosos hijos que tuvo con su esposa Rita y otras mujeres, cuatro de ellos siguen haciendo reggae en el grupo Ziggy Marley & the Melody Makers, mientras que otros han emprendido carreras musicales en solitario, como Ky-Mani, Julian y Damian.

El cantante y compositor se exilió después de sufrir en 1976 un intento de asesinato en su casa en Kingston todavía por aclarar. Sus últimos años estuvieron marcados por la lucha contra su enfermedad, un melanoma maligno detectado en uno de sus pies y que acabó extendiéndose por todo su cuerpo.
Al final de sus días fue tratado con medicina natural en una clínica del sur de Alemania. Cuando vio que la muerte se acercaba, inició el viaje de regreso a Jamaica, pero ya era demasiado tarde. Murió durante una escala en Miami el 11 de mayo de 1981. Tenía apenas 36 años.

Hasta hoy, Bob Marley ha vendido más de 250 millones de discos, 60 millones de manera póstuma, sin que ningún otro músico reggae haya llegado a alcanzar su popularidad.

Mientras, en Jamaica, donde recibió un funeral de Estado, forma parte de la identidad nacional y su tumba en su aldea natal es una de las mayores atracciones del país caribeño. En 2005, al cumplirse 60 años del nacimiento de Marley, causaron una fuerte conmoción en la isla declaraciones de su viuda Rita asegurando que los restos del cantante serían trasladados a Etiopía, patría espiritual de los rastafaris. Rita desmintió rápidamente dichas declaraciones.

El nuevo aniversario de su muerte es motivo para varios homenajes al “rey del reggae”. En Reino Unido, su discográfica Island publica estos días “Live forever”, con grabaciones de sus conciertos, mientras que en Estados Unidos la cadena NBC ofrece durante toda una semana especiales dedicados a Marley con actuaciones entre otros de Lenny Kravitz, Jakob Dylan y Jennifer Hudson.
En España, Rototom Sunsplash, el mayor festival reggae de Europa, anunció que su edición de este año en Benicassim contará con la participación de Bunny Wailer, único componente vivo de los Wailers de Marley. Como antesala, el festival ha organizado una gira homenaje a Marley esta semana con conciertos en Barcelona, Madrid, Valencia y Cartagena en los que actuarán entre otros las bandas Train to Roots y Mellow Mood.

Clave de Sol

Hace 20 años hizo furor la telenovela juvenil que emitía Canal 13 todas las tardes y que era vista por la generación de adolescentes que años antes habían crecido con Pelito y Señorita Maestra. Clave de Sol llegó a medir más de 25 puntos de rating todos los días, a las seis de la tarde.

Protagonizada por, entre otros, Leonardo Sbaraglia (“Diego”), Pablo Rago (“Lucho”), Cecilia Dopazo (“Julieta”), Julián Weich (“Beto”), Claudia de la Calle (“Gaby”) y los hermanos Guido y Emiliano Kaczka (como “Quique” y “Rolo”, respectivamente).
Pero hubo más: Florencia Peña, Millie Stegman, Viviana Saccone, Carolina Fal y Victoria Onetto también dieron sus primeros pasos en algunos capítulos de la serie que hablaba de los dramas y costumbres adolescentes.

La tira fue una idea de Eduardo Thomas, con la dirección de Jorge Palaz y guiones de Maestro y Vainman, apareció en 1987 y se extendió hasta 1990. También fue un éxito teatral.